}

 

 

 

 

En el embarazo el/la bebe se va formando y crece en el vientre de su madre. Al mismo tiempo la madre experimenta muchos cambios a todos los niveles: social, físico, hormonal, personal y emocional. En la mente de la futura madre aparece la idea de la madre en que se va a convertir, se agolpan deseos, fantasías, expectativas, miedos... Generalmente aparece la proyección del bebe imaginad@.
La conexión emocional de la madre con su bebe es absoluta, por eso es importante mimarse, cuidarse, descansar y tener el acompañamiento oportuno. La mujer que anida a su bebe tiene una necesidad especial de escucha, apoyo y comprensión.
Muchas veces hay preocupación por el parto. Otras muchas veces la ansiedad se deriva de la preocupación por el/la  bebe. En nuestra cultura se da un alto intervencionismo durante el embarazo, estamos preocupadas por los resultados de análisis, ecografías, y diferentes pruebas que parecen una carrera de obstáculos a superar. Esta situación de continuo examen produce mucha ansiedad en la futura madre. A esto le podemos añadir que, en numerosas ocasiones se reviven, están más presentes ciertas heridas del pasado.

El embarazo en este sentido puede ser un momento privilegiado de reconciliación y sanación, acudir a un/a profesional que ofrezca escucha terapéutica ayudara a la futura madre.